CARENCIAS, SINTOMAS Y SOLUCIONES

Síntomas y elementos deficientes

S

I

N

T

O

M

A

S

Las Hojas más antiguas o las más inferiores son las más afectadas

Efectos casi totalmente extendidos por toda la planta y desecamiento más o menos marcado de las hojas inferiores.

Planta de color verde claro; hojas inferiores amarillas que toman un color pardo claro cuando se secan.

Nitrógeno

Planta de color verde oscuro; con frecuencia se presentan coloraciones verdes o purpúreas; hojas inferiores de color amarillo que toman un color pardo verdoso o negro cuando se secan.

Fósforo

Efectos casi siempre localizados; moteados o clorosis; escaso o nulo desencadenamiento de las hojas inferiores.

Hojas moteadas o cloróticas, que típicamente pueden enrojecerse; en ocasiones, con áreas muertas; ápice y bordes foliares retorcidos con la concavidad hacia arriba; tallos delgados.

Magnesio

Hojas cloróticas, con grandes o pequeñas zonas de tejido muerto.

Pequeñas zonas de tejido muerto, generalmente en el ápice y entre los nervios, mucho más marcadas en el borde de las hojas; tallos delgados.

Potasio

Manchas generalizadas, de crecimiento rápido, generalmente ocupando los espacios que dejan entre S los nervios; hojas gruesas; tallos con entrenudos acortados.

Zinc

Las hojas más jóvenes o las de las yemas son las más afectadas; síntomas localizados

La yema terminal muere, apareciendo distorsiones en el ápice o en la base de las hojas jóvenes.

Las hojas jóvenes de la yema terminal, típicamente encorvadas desde un principio, mueren finalmente por el ápice y los bordes, de forma que el ulterior crecimiento se caracteriza por la discontinuidad en estos puntos. Finalmente, el tallo muere por la yema terminal

Calcio

Las hojas verdes de la yema terminal se tornan de un color verde claro en la base, desprendiéndose finalmente de esa parte; en el crecimiento ulterior, las hojas aparecen retorcidas; finalmente, el tallo muere junto a la yema terminal.

Boro

La yema terminal se mantiene viva; clorosis o marchitamiento de las hojas más jóvenes o de las gemulares.

Hojas jóvenes permanentemente marchitas, sin manchas ni clorosis marcada; el brote terminal, así como las ramas y el tallo, son con frecuencia incapaces de permanecer erguidos en las fases avanzadas en las que se agudiza la deficiencia del elemento.

Cobre

Las hojas jóvenes no se marchitan; se presenta la clorosis.

Zonas de tejido muerto dispersas sobre la hoja; los nervios más finos tienden a permanecer de color verde, dando lugar a un aspecto en cuadriculo o reticulado

Manganeso

En general sin hojas muertas

Hojas jóvenes con los nervios y el tejido intervenal de un color verde claro.

Azufre

Hojas jóvenes cloróticas; nervios principales de color verde oscuro; tallos cortos y delgados.

Hierro

Los microelementos u oligoelementos

Deficiencias en microelementos

Microelementos

Condiciones del suelo
que favorecen la deficiencia

Forma de tratar la deficiencia

hierro

Suelos calizos pH elevado
Suelos ricos en P

Los mejores resultados se obtienen con los quelatos. Aplicación en suelos, soluciones o en pulverizaciones foliares.

Magnesio

Arenas
Suelos orgánicos
Suelos sobreencalados

Se puede añadir sulfato de manganeso al suelo o en las soluciones, pero es más eficaz pulverizar el cultivo con una
solución de este producto al 0,3-1%, en dos aplicaciones.

Zinc

Arenas lavadas pH elevado
S. sobreencalados.
Suelos ricos en P

Incorporar al suelo sulfato de zinc. También puede aplicarse
por aplicación foliar. Más eficaz resulta la aplicación de quelatos de zinc.

Cobre

Arenas
Suelos orgánicos
Suelos margosos

Una forma de corregirla consiste en aplicar pulverizaciones a las hojas con una solución de oxicloruro de cobre al 1,5%.

Boro

Arenas
pH elevado
Suelos sobreencalados
Sequía

Hay que tener especial cuidado en las aportaciones de boro al suelo; un exceso de dicho oligoelemento puede resultar tóxico. No se debe añadir, por tanto, boro de forma sistemática sin asegurarse de antemano de que existe una carencia del mismo.

Molibdeno

Suelos ácidos
Arenas

Las carencias de molibdeno se pueden curar con pulverizaciones de una solución de molibdato amónico en dosis de 2-5 g/hl.


 


Carrito  

Sin producto

Transporte 0,00 €
Total 0,00 €

Carrito Confirmar

Newsletter

Cannabis Seeds